1925

1925: primer pedido de Volvo

Assar Gabrielsson era el director de ventas de SKF y junto al ingeniero Gustaf Larson, que tenía experiencia en el sector automovilístico británico, decidió invertir en un automóvil fabricado en Suecia. Con su dilatada experiencia en la fabricación de motores, se ofreció a Pentaverken la oportunidad de fabricar un motor, a un precio muy reducido, que tendría una cilindrada de dos litros y una potencia de 28 caballos.

En 1927, se entregó a Volvo un total de 710 motores DA. En 1928 se entregaron 705 motores DA más y, en 1929, 865 motores con las denominaciones DB y EB se suministraron además de 574 motores DA. Entre 1927 y 1930, se fabricaron un total de 2.854 motores DA, DB y EB para automóvil.

Rápidamente, Volvo se convirtió en un cliente importante que dio a Pentaverken una creciente confianza y fe en el futuro.