La historia de Aquamatic

Todo empezó en los primeros años de la década de los 50. En aquella época, había intrabordas y fuerabordas. La historia llega a su final. Así habría sido de no ser por un hombre llamado Jim Wynne. En su condición de ingeniero naval y realizador de pruebas, observó que el tamaño de los motores fueraborda de la época había aumentado de forma exagerada impidiendo su buen comportamiento. En aquellos días tenían una potencia de hasta 70 CV, pero su peso equivalía al de los motores fueraborda actuales de 150 CV. Ya no podían ofrecer las ventajas que solían proporcionar.

Fueraborda + intraborda
Así que a Jim se le ocurrió una idea. ¿Qué ocurriría si se pudiese crear un nuevo modelo de motor que combinase el rendimiento del motor intraborda con las ventajas de maniobrabilidad de un motor fueraborda? Presentó la idea a su jefe quien, sorprendentemente, no mostró ningún interés afirmando que "el fueraborda es el sistema de propulsión perfecto para una embarcación y eso es todo". Afortunadamente, la historia demostraría su gran error.

En el garaje
Jim seguía convencido de que su idea merecía la pena y continuó el proyecto en su garaje. En marzo de 1958 terminó su primer prototipo basado en un motor intraborda Penta BB70. La prueba de funcionamiento tuvo el éxito que cabía esperar pero solo duró cinco minutos…

Una visita a Europa
Pero Jim seguía a lo suyo. En agosto del mismo año visitó Dinamarca para prepararse con el fin de ser el primero en cruzar el Atlántico con un motor fueraborda. Jim tuvo ocasión de realizar una breve visita a Gotemburgo y presentar su idea a Harald Wiklund, director de Volvo Penta. Harald vio inmediatamente el potencial del invento de Jim y el contrato se firmó sólo dos días más tarde.

De los bocetos a Aquamatic
Ahora el trabajo empezaba para los ingenieros de Volvo Penta que trabajaban día y noche para convertir los bocetos de Jim en una unidad de producción en funcionamiento. Durante los últimos días anteriores a las fiestas navideñas, el primer Aquamatic "real" estaba listo. Se realizaron rápidamente las pruebas en un cilindro, se pintó y se transportó a EE.UU. para presentarlo en el Salón Náutico de Nueva York en enero de 1959.

Éxito en Nueva York
El Aquamatic tuvo un éxito inmenso e inmediato y los usuarios y participantes en pruebas de competición estaban asombrados por su excepcional rendimiento. Solo en EE.UU. se vendieron más de mil unidades durante el primer año. Había nacido un nuevo modelo de sistema de propulsión: el sistema de cola Aquamatic.

Desarrollos posteriores
Desde 1959 el sistema de cola ha seguido conquistando el mundo. La tecnología se ha desarrollado y optimizado más, no solo por Volvo Penta. En 1982 se lanzó Duoprop, mejorando el rendimiento aún más. Y 2009 vio el lanzamiento del joystick, otro hito en la historia de Aquamatic, el sistema de cola líder en el mundo.
 
Jim Wynne, el inventor del sistema de cola Aquamatic.



Una "prueba de tortura" increíble de Aquamatic en la que la embarcación pasa sobre una isla 8 veces, sobre una barra de arena 22 veces y sobre un banco de ostras 4 veces. La prueba finalizó con una navegación en línea recta a 30 nudos en la playa. El vuelo terminó 18 metros tierra adentro. El propulsor apenas sufrió daños.



Navegación sencilla en los 50: el nuevo sistema de cola Aquamatic reservando espacio para tomar el sol y un refrigerio.