Forward facing

Orientación delantera

Las hélices de orientación delantera han demostrado ser superiores en términos de rendimiento, maniobrabilidad y, no menos importante, consumo de combustible. Cuando funcionan por aguas en calma la eficiencia de la propulsión es muy superior a la de los sistemas inboard convencionales.

El hecho de que el empuje de la hélice esté dirigido horizontalmente significa que toda la potencia impulsa al barco hacia adelante. Volvo Penta IPS también permite el empleo de cascos de superficie plana, lo que implica que el barco puede ser diseñado para conseguir una mínima resistencia.

30% menos de consumo – 40% más de autonomía
Cuando se trata de reducir el consumo de combustible, los beneficios de Volvo Penta IPS resultan obvios – un impresionante 30% de reducción posible en el consumo de combustible a velocidad de crucero en comparación con los ejes interiores. Este hecho se traduce en un aumento del 40% en la autonomía de funcionamiento y, por supuesto, en una enorme caída en las emisiones de escape.

Parece como si fuera una combinación imposible pero a la vez que se reduce el consumo de combustible las prestaciones también aumentan considerablemente. En una comparativa con ejes interiores de la misma potencia, las diferencias resultan obvias. Los barcos equipados con Volvo Penta IPS aceleran con mayor rapidez y tienen una velocidad máxima más elevada.

Vibraciones y humos mínimos
Los niveles de vibración se mantienen bajos, en parte debido a las hélices gemelas en contra-rotación que giran libres de cavitación por debajo del casco. Además, la instalación busca una suspensión eficaz que evita que las vibraciones se propaguen por todo el sistema.
Como los gases de escape se emiten por la parte posterior de la unidad de propulsión, en la estela de la hélice, aparecen a bastante distancia de la popa de la embarcación.
Las hélices gemelas contra-rotatorias apuntan hacia delante y giran en aguas no perturbadas. El empuje de la hélice es paralelo al casco. Toda la potencia impulsa al barco hacia delante.
Todos los gases de escape se emiten a través de las transmisiones IPS, en la estela de la hélice, y acaban por salir a bastante distancia de la popa de la embarcación.
Las hélices están situadas bien por debajo del casco con el fin de eliminar el riesgo de la intrusión de aire y del efecto de cavitación, incluso cuando se efectúan virajes cerrados y con máxima aceleración.
Las hélices con orientación delantera, sin salida a través del eje, minimizan el diámetro del eje. Este hecho hace que el área activa de la pala sea proporcionalmente mucho mayor y mejora el agarre en el agua.