Sensor de carga

Con un motor Volvo Penta, se obtiene una carga eficaz con la configuración estándar. Toda la gama diesel dispone de alternadores de 115 A/12 V u 80 A/24 V y el sensor de carga incorporado, menos el modelo D3 que incluye un alternador de 140 A/12 V sin sensor de carga.

El sensor de carga controla el voltaje que ofrece el alternador. La característica exclusiva reside en que el sensor mide el voltaje suministrado en el grupo de baterías. Por lo tanto, compensa automáticamente la caída de voltaje que es más o menos inevitable en un sistema eléctrico de a bordo.

El resultado es una carga perfecta para uno o varios grupos de baterías sin el riesgo de que se produzca una sobrecarga.